40 años – Cómo llegué a ser yo mismo

por | Ago 14, 2018 | Crecimiento personal, Vida Christiana | 0 Comentarios

Esta semana cumplí 40 años – y  quería compartir contigo algo significativo sobre mi propia vida.
Vivo en un tiempo especial de mi vida.
No porque lo tengo todo junto, o porque lo entiendo todo.
Todavia no se  cómo ser perfecta o como no cometer errores.​

años

Sin embargo, estoy descubriendo la paz – y la alegría de ser yo.
La bendición que puedo ser para los demás.
Descubro que en medio de la realidad de mis imperfecciones y de mis defectos, soy siempre amada.
Que ser  yo es suficiente – que en mi singularidad soy única, no hay nada de lo que avergonzarme.
Sentir esto de mí mismo, vivir cada vez más esta verdad  hermosa que se aplica a todos ( ¡incluido usted!) es algo maravilloso y hermoso. Está acompañado de  una gratitud profunda.

En este artículo, quiero compartir con ustedes algunas verdades sobre lo increíble que es usted. 
Qué singularmente ha sido diseñado. 
Cómo el mundo lo necesita a usted, no una copia de otra persona que usted piensa que sería grandioso ser. 
La hermosa verdad de que no hay absolutamente nada en su  vida que esté más allá de la redención de Dios.  
La realidad de que no podemos vivir realmente para Dios o transformar nuestras sociedades si odiamos lo que vemos en el espejo.

La importancia de salir de un estado de ánimo lleno de “Lo hice, debería haberlo hecho, podría haberlo hecho, lo habría querido”…. para entrar en un estado de ánimo de esperanza, infinitas posibilidades y actitudes que puedes elegir como nuevas oportunidades.

En su libro “el tú perfecto” Caroline Leaf dice

que cuando usted entienda quien realmente fue creado para ser,”(……..) usted pasará del hecho de que olvidó que está creando a la imagen de Dios al entrar en lo que realmente es.
Entonces  se pasa del trauma a la libertad, del dolor a la paz, de la indecisión a la acción, de la confusión a la claridad, de la envidia al júbilo, de la frustración a la anticipación, del estrés a la libertad, del miedo al coraje, de la supresión de los problemas a su victoria, de los pensamientos ensordecedores a su captura, de la pasividad a la pasión y de la desesperación a la esperanza. Esto  le ayudará a entender que usted  es gerente y le enseñará cómo seguir siendo un buen gerente en su vida, no importa lo que le suceda…”.

Eso es por lo que estoy viviendo ahora mismo en mi vida.

años
Y no siempre fue así.
Cuando salí de casa con 16 años para vivir en la Suiza francófona (primero como au pair, luego bajo mi propia responsabilidad), no tenía ni idea de quién era ni de quién debía ser.
Y tenía tanto miedo de descubrir quién soy realmente, que no fuera suficiente. Por miedo a si la gente realmente me conociera, se dieran cuenta de que no soy una persona digno de amor.
Estaba llena del sentimiento de fracaso, vergüenza, inseguridad, el dolor de no ser alguien, el miedo a amar y ser amada. Me sentí como en una prisión, incapaz de salir y liberarme de todos los sentimientos y realidades que describí anteriormente.
Mirando hacia atrás, recordando mis sentimientos y realidades, viendo toda mi realidad diferente hoy, estoy verdaderamente asombrada y profundamente agradecido.

Algunas personas me han preguntado:
¿Cómo lo has hecho? ¿Cuál es tu secreto?
Bueno, intentaré mencionar dos puntos que me han ayudado enormemente en el camino.

Sin embargo, la parte más importante es la  gracia de Dios. 

El significado de mi nombre – Jeanne- (la  forma francesa del nombre Juana) es “Dios es misericordioso” y realmente  lo es.

  • Había una madre de tres hijas que tuve como vecina mientras vivía en mi primer apartamento – me explicó qué talla de sostén me quedaría mejor que la vieja que llevaba puesta.
  • El jefe de mi aprendizaje me apoyaba, aunque yo no era una ayuda para el negocio de su familia.
  • Había un compañero de trabajo que me enseñó a conducir para que pudiera obtener mi licencia de conducir sin demasiada inversión.
  • Había una señora de gran corazón, que me enseñó la gracia de Dios y oró  incontables veces sobre mi vida, escuchando mi corazón y guiándome a otra realidad.
  • Hubo una pareja de pastores que me cubrieron de amor y dulzura, aceptación y admiración cuando más lo necesitaba
  • Había esas personas que yo prejuzgaba por mi comportamiento inmaduro, que estaban más que dispuestas a perdonarme cuando me di cuenta y les pedí perdón.

La lista continúa, podría llenar páginas con situaciones en las que experimenté cómo innumerables personas se invirtieron en mi vida, me mostraron gracia y paciencia en tiempos en los que no podía devolver nada y mi comportamiento no era fácil ni social o culturalmente apropiado.

Pero toda esa gracia y paciencia que la gente me ha mostrado, ciertamente no hubiera tenido el mismo impacto en mi vida si no hubiera tenido…..

1.    Un corazón recto y sincero

Nunca quise lastimar a nadie. Yo quería crecer. Quería entenderlo. Quería hacer las cosas bien. Quería agradar a Dios, seguir sus caminos. Siempre le he rogado que me muestre su voluntad, a pesar de la confusión interna, los miedos, las heridas y las inseguridades que han influido en mi vida. Yo quería saber.  Quería ver la verdad.
Y sé que Dios honró ese corazón de una gran manera y todavía lo hace.

2.    Esperanza y visión 

Sabía en mi corazón que mi vida no debía terminar sin propósito, sin identidad, sin ser fructífera, sin ser una bendición para el mundo que me rodeaba.
Miré mi propia vida, confronté mi realidad, sabiendo que en algún lugar escondido detrás de todo ese miedo, luchas, dolor e inseguridades,  estaba el verdadero yo. Que había un lugar donde encontrar una verdad, una realidad a descubrir. Esta verdad y esta realidad acerca de quién es Dios realmente, quién estoy destinada a ser  en Él.

 

  • Quería averiguarlo, no quería quedarme cómo estaba.
  • Quería ser libre para ser yo mismo.
  • Quería ser “normal”, libre de etiquetas de ADD, libre de medicamentos para la epilepsia.
  • Quería superar mi timidez y mi tartamudez bastante severa.
  • Y quería convertirme en alguien capaz de llegar  a gente como yo.

Hace unas semanas, estaba hablando con una amiga mía. Hablamos de algunos momentos de nuestra infancia, de nuestra adolescencia.
Ella exclamó:

“¡Amo a esa Jeanne que has sido! Siempre has llevado esa misma esencia de quien eres dentro de ti – es la misma esencia que puedo ver en ti hoy”.

años

Me conmovió profundamente, y me di cuenta de que era verdad.

Durante todo este proceso, Dios no me “cambió”. No me convirtió en otra persona. Después de todos estos años de lucha, de sufrimiento, de lágrimas, de fracasos, de miedo a descubrir mi verdadero yo, de intentar ser diferente – no me estaba ” metamorfoseando “, ” convirtiendo ” o ” transformando ” en alguien diferente.
La realidad que estoy viviendo hoy no tiene nada que ver con eso.
Se trata de convertirme en lo que se supone que soy.

Libre para ser yo mismo. 
Feliz y agradecida de ver quién me hizo ser Dios. Feliz y agradecida de descubrir mis dones únicos, mi manera única de ver el mundo.
Esta combinación especial de lo que hace “yo”.
No estoy en este lugar en mi vida, porque he hecho innumerables pruebas de IQ,  tests de personalidad – no porque haya obtenido muchos títulos, no porque haya logrado algo en una carrera, o en un ministerio.
No. Estoy aquí porque Dios me hizo libre para ser yo mismo. Porque estoy aprendiendo a vivir mi vida cada vez más a partir de mi diseño único, mi “blueprint,  de mi propio ADN.
Muchos miedos, inseguridades,  dolores y sufrimientos  ya no forman parte de mí y  por lo tanto puedo entrar en esta hermosa y maravillosa libertad de celebrar a Dios, de amarlo  por lo que Él es – y  por lo que Él me ha hecho ser.
Esto me da muchas ganas de conocer a mis hijos, a mi marido y a la gente que me rodea. Estoy lista para celebrar y apreciarlos por su singular e individual plan maestro, su blueprint, listo para dar todo lo que sé, para  ayudarles a descubrir su ADN único.

Ahora, la misma verdad se aplica a usted. Usted es único. Está maravillosamente hecho.

 Salmo 139:14 dice: Te alabaré, porque formidables y maravillosas son tus obras; estoy maravillado y mi alma lo sabe muy bien.

Nadie piensa exactamente como usted, siente las cosas que usted siente, percibe las cosas como usted las percibe. Cada uno de nosotros está destinado a traer gloria a Dios de una manera única – todos tenemos una manera hermosa de administrar la eternidad.

Ecc. 3,11 Todo lo hizo hermoso en su tiempo, y ha puesto eternidad en el corazón del hombre

Quién es usted es básicamente bueno, no es un error y su personalidad es extraordinaria.

Gen.1.31 Y vio Dios todo cuanto había hecho, y era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana del sexto día.

Se trata de mucho más que “encontrar un propósito en la vida”. Se trata de quién es Dios. Usted está a su imagen. Usted es una parte específica de su reflexión, la parte que falta que trae una perspectiva única y esperanza al mundo. No hay nadie como usted, lo que significa que usted puede hacer algo que nadie más puede. Sólo usted puede ser quien es con su tipo especial de “ser usted”.
No podemos realmente vivir para Dios ni transformar nuestra sociedad si odiamos lo que vemos en el espejo. Quién es usted es más que suficiente.

años
Parte del contenido de este artículo está relacionado con el libro “The perfect you“, primera parte, subcapítulo “The Power of Choice”. Para aprender más sobre el ministerio, enseñanzas y libros de Caroline Leaf, puede visitar su sitio web en https://drleaf.com. Puedo recomendarles sus enseñanzas y libros, algunos de los cuales se encuentran en español.
Para saber más sobre mi historia, aquí encontrarás una pequeña película que hice hace algunos años. Habla de la realidad de la que vengo y del proceso por el que he pasado para estar donde estoy hoy.

Pin It on Pinterest

Share This

Share this post with your friends!

A %d blogueros les gusta esto: