Acerca de las generaciones, legado, herencia, destino y predisposición

por | Ago 1, 2017 | Crecimiento personal, Vida Christiana

 Después de haber encontrado él Articulo sobre Jonahtan Edwards, estaba haciendo unos  investigaciones acerca de su crianza. Lo que encontré aqui, fue esto: ambos padres eran intelectuales conocidos y eso le formo desde sus primeros días de la infancia. Su padre era un profesor y predicador muy respetado. Su madre era bien educada y tenía tanta influencia sobre Jonathan como lo tenía su padre. Él era un niño inteligente y utilizaba la escritura como una forma de codificar sus filosofías florecientes. …

predisposición

uno podría decir:

Bueno, ahora lo entiendo todo.
Él sólo transmitió lo que recibió de sus padres.

Yo no tengo  esa crianza. Mi experiencia fue más parecida a la de Max Jukes. Por lo tanto, no tengo ninguna oportunidad de dejar un legado para mis hijos no importa cuánto lo intento. Mi vida está destinada por mis antepasados, y probablemente existen maldiciones generacionales obstaculizando mi vida.

En la Biblia (Num 14:18) podemos encontrar unas informaciones acerca de maldiciones generacionales, y cómo la iniquidad pasa a la cuarta generación. Si usted es cristiano, y creen creer en lo que Jesús hizo por nosotros en la cruz, entonces podemos saber que Cristo se hizo maldición, así que podemos ser liberados de la maldición, que el pecado (tanto de nuestros pecados y por los de nuestros antepasados) ha traído sobre nosotros. Gálatas 3:13, Cristo nos redimió de la maldición de la Ley, haciéndose maldición por nosotros (pues está escrito: «Maldito todo el que es colgado en un madero»)

¿Por qué hay tantos cristianos  que parecen estar viviendo bajo una maldición generacional? Esto me ha desconcertado. Hace unos tres años, he estudiado el libro “Enciende tu cerebro” escrito por la Dra. Caroline Leaf. Ella explica que “el pecado de los padres crea una predisposición, no un destino. Esto significa que, aun siendo libre de cualquier maldición generacional, todavía podemos vivir en la predisposición de nuestro antepasado.

¿Cómo es esto?

Aquí está cómo funciona: cambios epigenéticos representan una respuesta biológica a una señal ambiental. Esa respuesta puede ser heredada a través de las generaciones, a través de las marcas epigenéticas. Pero si quita la señal, las marcas epigenéticas se desvanecerá. ”

Básicamente, en mis propias palabras, esto significa que la predisposición está dentro de un capullo. Es alí, pero no está activado. A menos que la active. ¿Cómo? A través de sus propias palabras que producen respuestas químicas y como resultado provocan el capullo para activarlo.

Conosco un hombre de 65 años, diciendo una y otra vez:

“Switch on your brain”

paginas 58-60

Caroline Leaf

 voy a perder mi mente cuando envejecen. Eso pasó a mi madre, pasó a mi abuela, a las hermanas de mi abuela… así que va a pasarme también.

Ése así cómo este hombre está activando esta predisposición, aunque él es cristiano y conscientemente se deshizó de todas las maldiciones generacionales cuando vino a Cristo

Somos responsables de estar conscientes de nuestras predisposiciones, y eliminarlos. Para lograr esto, tenemos que tomar la responsabilidad de nuestras propias decisiones y aplicar la obra en la cruz y confesar, arrepentirnos y eliminar los opciones futuros pecaminosas.

Además, nuestras opciones (las señales epigenéticas) alteran la expresión de genes (los marcadores epigenéticos) que luego puede pasarse a nuestros hijos y nietos, listo para predisponerles antes de que estén concebidos. En otras palabras, nuestras malas decisiones se convierten en su mala predisposición.

predisposición

Por lo tanto, no importa dónde estamos hoy, todos vivimos nuestras vidas con la misma verdad: todos somos libres para aceptar la obra de Cristo en la cruz y estar libre  de cualquier maldiciones generacionales – e incluso convertirlos en bendiciones generacionales. Aunque maldiciones generacionales son hoy una realidad, todos tenemos la posibilidad de eliminarlas, dar una vuelta a nuestras vidas, no importa dónde nos encontramos hoy y lo que es nuestro “suerte”. Porque, como resultado “suerte” ya no tiene ningún poder. Sus antepasados pueden haber tomado decisiones que los dejan en su vida con un sentimiento de impotencia e indefenso . Pero ustedes todavía tienen la opción de adoptar una realidad diferente en su vida.

 

predisposición

 Tenemos una gran responsabilidad porque todos podemos decidir -ni importa nuestra crianza o antepasados – si queremos ser un Jonathan Edwards o Max Jukes.

Pin It on Pinterest

Share This

Share this post with your friends!