Una vez más, estoy sentada frente a nuestra carpa en el sur de Francia escribiendo este artículo.
Disfrutamos mucho de estas vacaciones. Estos son siempre tiempos preciosos como familia. Esta vez, una familia de amigos se unió a nosotros, y a nuestros hijos les encanta jugar juntos tanto como a los adultos nos gusta pasar tiempo juntos, compartiendo y hablando de nuestras vidas personales, nuestros desafíos y victorias en la crianza de nuestros hijos y mucho más. 

La importancia de las ” Cinco leyes de la vida” para usted y su familia

por | Oct 11, 2018 | Crecimiento personal, Educación, Vida Christiana

Como prometí en el último artículo, me gustaría compartir con ustedes lo que me ayudó a dejar de ser esa ” chica linda “, dedicando mi tiempo y esfuerzo en complacer a los demás – y escapando del difícil camino de ser una ” chica mala “, volviéndome endurecida, rebelde y aislada.

En este artículo hablaré de las leyes de la vida que encontré hace unos 15 años en un libro de Simone Pacot, titulado:  “Réviens a la vie” (Vuelve a la vida).
Leer este libro y compararlo con mi propia experiencia me ayudó enormemente a saber dónde están mis desafíos y qué camino debo tomar en la vida.
Hoy, mirando hacia atrás, me doy cuenta de cómo Dios trabajó mucho con estas cinco “leyes de la vida” aplicadas en mi vida… simplemente porque realmente son “leyes de la vida” que dan lugar a una vida,  digno de ser vivida.

Y personalmente, estoy ansiosa para implementar una base y entendimiento en mis hijos, que les enseñe a tomar decisiones que los conduzcan a una vida  digno de ser vivida.

Cinco leyes de la vida:

1.) Elige la vida
2.) Aceptar el hecho de lo que usted es un ser humano
3.) Usted es único – no intente ser otra persona
4.) caminar en la realidad de la unidad de Cuerpo, Alma y Espíritu
5.) Elija la fertilidad

1.) Elige la vida:

Usted está vivo. Usted tiene una vida.
Sin embargo…. ¿De verdad está vivo, realmente tienen una vida?

No tuvieron otra opción que nacer. Incapaz de elegir las circunstancias en las que fue concebido. Incapaz de elegir la realidad que lo esperaba aquí en la tierra.
Elegir la vida es diferente.
Tenemos que elegirlo. A veces, cuando la depresión, la tristeza, el trauma u otras circunstancias graves golpean, esta decisión puede ser muy difícil.
Sin embargo, el simple hecho de conocer esta ley puede ayudarnos a entrar en el proceso de encontrar una salida de tiempos como é​sta,
Todavía recuerdo ese día en Bolivia. Lo estaba pasando muy mal con situaciones que no podía manejar.
Salí a dar un paseo por  la naturaleza hermosa, reflexionando sobre estas situaciones. De repente, un pensamiento me vino a la mente:

“Quiero morir”.

Me asusté, como siempre había luchado por la vida, no sólo  para estar en esta tierra, porque dos personas me concibieron, sino para estar vivo.
Rechazé ese pensamiento. De hecho, hablé con ese pensamiento, negándome a ir más lejos en esa dirección.

“Quiero vivir.  Quiero estar vivo. Seguramente no iré en esa dirección, ¡ni siquiera con pensamientos!”

Hoy sé la importancia de haberlo hecho.
Por supuesto, el proceso de estar simplemente en esta tierra porque “tengo que” hasta estar “plenamente vivo” fue todo un proceso, pero aquí estoy, sintiéndome vivo y realizado de una manera con la que nunca me atreví a soñar.

2.) Aceptar el hecho de lo que usted es un ser humano

Usted y yo fuimos creados. No somos Dios.
Bueno, eso lo sabemos tú y yo. Nunca diríamos que “nosotros somos Dios”.
Sin embargo, muchos de nosotros vivimos en vergüenza y depresión porque no podemos alcanzar la perfección. Caminamos avergonzados porque fallamos en ser esa persona que esperábamos ser o pensamos que tenemos que ser para ser amados y aceptados.
Unas buenas preguntas que podemos hacernos a nosotros mismos para saber si podemos aceptar nuestra naturaleza humana son:

¿Estoy tratando de ser perfecta?

No estoy hablando de nuestro camino para llegar a ser ” sanos “, madurar y crecer.

Estoy hablando de ese tipo de perfección que nos desgarra porque no deja espacio para ninguna debilidad, error ni deficiencia.

¿Estoy idealizando?

No estoy hablando de la fuerza que nos ayuda a alcanzar un nivel más alto de lo que quieren llegar a ser, qué tipo de cultura familiar quieren crear ni cuál es su objetivo como pareja.

El tipo de idealización tiene más que ver con una realidad que simplemente no es nuestra realidad.

En mi propia vida, esto se mostró en la forma en la que yo pensaba (y este pensamiento creó muchos sentimientos):

“Si yo hubiera sido esa persona que soy hoy, hace 20 años – habría tomado muchas decisiones diferentes y estaría en un lugar totalmente diferente hoy en día”. (hablando de profesión o ministerio, por ejemplo)

Tenía que entender y aceptar que yo simplemente no era quien soy hoy.

No pude hacerlo de otra manera. Y donde estoy hoy, es por la gracia de Dios.

¿Espero una realización total fuera de Dios?

Estoy hablando de todo lo que ayuda a la creencia de lo que la felicidad sólo es posible en ausencia de cualquier carencia.

(Por ejemplo, la creencia de lo que todo deseo debería​ cumplirse para ser feliz, tratar de encontrar en otra persona a la madre que uno nunca tuvo, la necesidad de ver a su perpetrador reconocer el daño que ha hecho, etc.)

3.) Usted es único – no intente ser otra persona 

Usted es único.

Ustedes han sido creados de manera única, y son amados de una manera única.
Este “tú” es suficiente, este “tú” es necesario y este “tú” es profundamente adorable.

Camina por este camino para llegar a ser “tú mismo” en Dios, camina por su propio camino personal en una relación correcta con los demás.
Mezclar su ser único con los rasgos de otra persona a  la que adora, poseer a alguien o ser poseído por alguien inevitablemente les impedirá llegar a ser quien realmente son.
Igualmente, entregarse a cualquier relación abusiva o esforzarse por lo que los demás tienen (creyendo que lo necesitan, para ser feliz) bloqueará su camino para estar completamente vivo por lo que usted es.

4.) Camina en la realidad de la unidad de Cuerpo, Alma y Espíritu

Esta ley está estrechamente ligada a las tres leyes anteriores.
Tenemos un alma. Experimentamos nuestra vida de una manera única. Nuestro cuerpo recuerda y se expresa, incluso si tratamos de ignorar situaciones o sentimientos.
Conozco a una mujer que caminaba inclinada constantemente. Cuando entró en el proceso de sanidad emocional, su cuerpo se  enderezó paso a paso mientras caminaba hacia la libertad.

Muchas veces (Caroline  leaf, una científica neuronal famosa nos dice que el porcentaje está muy por encima del 70%) la enfermedad y las enfermedades están conectadas con nuestra realidad emocional y espiritual.
El hermoso regalo que Dios nos dio, es el espíritu santo que quiere conducirnos a esta unidad. La totalidad de nuestra alma, cuerpo y espíritu.
Al saber y reconocer esto, caminamos en la dirección correcta. Entramos en el camino correcto hacia la vida.

5.) Elija  la fertilidad

Dios es un Dios de abundancia, plenitud y fertilidad. Él nos creó a su imagen y estamos llenos de riquezas divinas. Sin embargo, tenemos que elegir si queremos enterrar nuestros dones, ocultar quiénes somos o entrar a dar lo que somos.

Por supuesto, es difícil dar lo que somos cuando  nos negamos a reconocer las cuatro leyes anteriores de la vida. Durante muchos años, no podía imaginarme cómo podría ser una bendición para alguien, cómo podría ser suficiente, de modo que simplemente “ser” yo mismo ya sería una bendición para alguien.

Hoy, he llegado a descubrir  la realidad hermosa​ de invertir mi vida, invertir lo que soy. He llegado a  la experiencia de lo que puedo ser una bendición a mi alrededor.

A veces, la gente me pregunta cómo encuentro el valor de ser tan transparente y vulnerable en este blog compartiendo tantos detalles personales de mi vida.

¿Mi respuesta?

Bueno, este no es un blog de cocina donde comparto una receta que he descubierto.

No tengo demasiadas habilidades excepcionales de las que pueda compartir mis conocimientos.

Sin embargo, tengo mi vida.

Y al compartir mi vida con ustedes, puedo ser una bendición y vivir mi manera única de fertilidad.

Hay muchas cosas que no puedo hacer. Pero he encontrado una manera que está diseñada exclusivamente para quien soy, donde puedo compartir las riquezas que Dios ha puesto en mí con ustedes.

Siento una gran gratitud y una sensación de realización al hacerlo.

 

Usted también lo hará, si elige la vida, acepan  el hecho de lo que usted es un ser humano, el hecho que usted es único, caminando en la realidad de la unidad de Cuerpo, Alma y Espíritu y elijan de ser fértiles – en su manera particular y ú​nica.

Pin It on Pinterest

Share This

Share this post with your friends!

A %d blogueros les gusta esto: