Cómo tu pasado puede impedirte seguir adelante y cómo se puede romper este patrón en su vida.

por | Jun 21, 2017 | Crecimiento personal, Vida Christiana | 0 Comentarios

Las últimas tres semanas fuimos con mis hijos, mi hermana y sus hijos de vacaciones a Francia en un camping. Mi hermana alqulió una casita. Yo estuve al lado en una carpa con mis hijos. Disfrutamos de la playa, el calor, la arena, de la piscina, … y disfrutamos estar juntos. Realmente nos lo pasamos de maravilla, disfrutando de la compañía entre hermanas, tener un montón de conversaciones profundas y compartir nuestros corazones.

Esto puede parecer normal, pero para mí, estar capaz de escribir acerca de estas semanas de esta manera es simplemente increíble. Porque estoy refiriéndome a mi hermana.

pattern

Y creció en un hogar, donde el odio, acciones y palabras hirientes hacia los demás eran un patrón familiar. Los celos acerca de tratamiento diferente que ella y yo recibimos de nuestros padres eran una normalidad diaria (ya que yo era la “niña rebelde” y ella  fue la  “Niña perfecta”). Yo la odiaba por ser siempre la “buena”, y tener que cargar toda la culpa. Ella me odiaba porque le trataba mala y no ayudaba a la “armonía familiar” con mi actitud rebelde.

No era la primera vez que hayamos pasado vacaciones así juntos, pero sin duda fueron las mejores hasta ahora. Cada vez que tenemos esos momentos juntos, tenemos más comprensión, amor y compasión uno por el otro, y cada vez apreciamos más profundamente quién es la otra persona.

Hablemos acerca de cómo esto fue posible. Cómo podemos tener una relación de ese tipo después de nuestro pasado hiriente.

Hemos llegado a los siguientes puntos:

  • El tiempo no cura las heridas.

    Incluso si se trata de un famoso dicho, no es cierto. El tiempo por no tiene el poder para sanar y restaurar nada. El tiempo puede ser un elemento útil en el proceso, pero no es el poder en mismo.

    Solo Dios puede sanar cualquier herida. Su amor, compasión y comprensión profunda acerca de nuestras motivaciones y anhelos nos sane. A veces, esto puede ser de la noche a la mañana. A veces, puede ser un proceso que lleva bastante tiempo.

Fue dicho: “Tiempo sana toda herida.” No estoy de acuerdo. La herida permanece. Pero con el tiempo, la mente, para proteger su sanidad, le cubra para aliviar el dolor. Pero nunca se va.

Rose Kennedy

  • Coraje para enfrentar nuestra realidad.
    Tanto mi hermana y yo crecimos con cierta “ceguera” acerca nuestra realidad. No teníamos ni idea de lo que realmente se oculta en nuestros corazones. Cuando la realidad nos alcanzaba, fue un proceso muy doloroso. Ella recuerda que el gran despertar de esta realidad tuvo lugar mientras trabajaba como au pair en una familia que era muy amorosa, con un padre amoroso e invertido. Ella tenía unos seis meses, donde pasó unas dos horas en la presencia de Dios cada día …. Sólo llorando y exponiendo su dolor hacía él. Yo pasé unos 18 meses en un hogar de restauración cristiana con muchas enseñanzas, counseling, llorando, confrontando mi vergüenza, dolor y fallas que eran un patrón en mi vida desde mi infancia. Este proceso tomó un montón de coraje y superación. Por un momento dolió mucho más que si hubiéramos sido confortables en nuestra “realidad”. Sin embargo, el resultado de nuestras vidas habría sido muy diferentes.
pasado
  • Nunca podríamos estar donde estamos sin Jesús.
    La religión no es algo que nos hace libres. Ninguna religión de este mundo verdaderamente puede traer sanidad y restauración en una vida. Puede traer un alivio. Hay muchos “grupos de autoayuda”, tanto “espiritual” y secular. Creo que los psicólogos y terapeutas y los diferentes grupos de anónimos tienen su lugar. Hay muchos buenos libros allí para ayudarnos a entender y crecer.
    Sin embargo, él verdadero poder de sanar y restaurar se encuentra en la cruz. Jesús es el único que tomó todos nuestros fallos, vergüenza y culpa cuando él murió en la cruz. Él es el único que puede sanar cualquier trauma, dolor,  abuso,  traición y pérdida. ¡Él está más que dispuesto a llegar a nosotros y restaurarnos por Su gracia! Cuando fracasamos en nuestra propia fuerza para superar nuestras heridas y obstáculos, Dios viene con su gracia maravillosa y simplemente lo hace, a menudo sin nosotros siquiera nos damos cuenta cómo sucedió todo. Parece tan fácil. Sin embargo, es tan poderoso.

Mi vida y la de mi hermana son la prueba de lo que estoy diciendo. Mirando mi alrededor, viendo muchas vidas rotas, niños, adolescentes, adultos jóvenes y aun adultos y ancianos: mi corazón alcanza a todos ustedes!
Ahora que tengo este sitio web finalmente puedo decirte, cualquiera que sea tu situación en la vida, sea cual sea tu historia : ¡la realidad de tu vida puede ser cambiada! ¡Dios es capaz de hacerte una persona totalmente nueva!

Pin It on Pinterest

Share This

Share this post with your friends!