Cómo deshacerse de la presión externa sobre su paternidad manteniendo el enfoque correcto.

por | May 25, 2018 | Crecimiento personal, Educación

¿Alguna vez se han preguntado cómo no doblegarse bajo la presión de ser padres?¿La presión de ser ese padre capaz para sus hijos?
Cada padre que he conocido tiene este ardiente deseo de ser un padre exitoso.
Sin embargo, la definición de paternidad “exitosa” puede variar ampliamente.
Muchos padres están bajo gran presión definiendo (o dejando que otros definan) las palabras “crianza exitosa” por sus resultados actuales.

presión

Estoy seguro de que ha tenido una conversación similar en cualquier área de la educación de los niños:

Madre A: “Mi bebé ha estado durmiendo toda la noche desde que tenía 6 semanas de edad.”

Madre B: “Oh wow, ¿cómo hiciste eso? Mi hijo pronto cumplirá dos años y siempre se desperta varias veces por la noche?!”

La sensación que sigue a esta conversación de la Madre A es “¡Soy una madre exitosa!

La Madre B, por el contrario, puede tener un sentimiento: “Supongo que mis habilidades parentales son limitadas. ¿Por qué mi hijo no puede dormir mejor por la noche?”

Se pueden identificar?

Ya sea un bebé de pocas semanas que duerme toda la noche, tener niños educados y obedientes, adolescentes que evitan problemas, un niño exitoso en la escuela, la rápidez con la que puedo hacer que mi hijo sea independiente, la cantidad de amigos que tiene…..

Todos los padres están ansiosos por ver los resultados que muestran que están haciendo un trabajo excelente, que están teniendo éxito en su papel de padres.

Ser padre o madre significa invertir mucho amor, fuerza, tiempo, paciencia… y dudas.

He conocido a muchos padres brillantes que tienen una gran capacidad de corazón, que tienen este deseo de dar lo mejor de sí mismos y ver a sus hijos ser exitosos en la vida, pero que luchan con el sentimiento de inseguridad porque su hijo no satisface sus expectativas (y las de los demás) de ser ese “buen niño”.

Por supuesto que puedo identificarme, también.

Mi maternidad comenzó con un bebé que iba en contra del sueño de un bebé “fácil”.  No había noches donde dormio sin desperar, no queria dormir en su cuna e incluso el cochecito parecía nuevo cuando mi bebé cumplió un año. Él ciertamente no me hizo “lucir” como madre!

O, como durante nuestras vacaciones en Francia esta primavera, cuando estaba de camping con mis cuatro hijos:

Fuimos a visitar Saintes-Maries de la mer. Allí, hicimos un viaje espontáneo en barco . Era un barco pequeño, para unas 50 personas. Hicimos un trayecto de 90 minutos en barco, subiendo un poco  por el Petit Rhône y de vuelta. El barco estaba lleno, y aunque era hermoso ver los diferentes animales salvajes y la hermosa naturaleza, me sentí bajo presión.

Me sentí vigilado.  Estaba sola con mis cuatro hijos y la gente me observaba.

Mi hija estaba tan emocionada de estar en ese barco, que fue un reto para ella sentarse tranquilamente. Hacia el final del viaje, se agarró a un poste y se giró alrededor de ese poste. Le dije que parara.  No me escuchó enseguida, e inmediatamente uno de los marineros vino a decirme amablemente que los niños no debían “correr” en el barco.

Estaba avergonzado. Le dije a mi hija: “¡Mira, este hombre vino a regañarnos porque tú hiciste esto!”

Me sentí desafiada como madre; no estaba a la altura de mis propias expectativas. Mi hija estaba tan avergonzada que vino a sentarse muy cerca de mí y no se movió de mi lado. Lo siento, porque este viaje siempre tendrá un sabor amargo para ella. No era necesario que exagerara de esta manera sobre lo que este hombre acababa de decir. Después de todo, se comportó muy bien en ese paseo. Y la conozco, sabía que puede estar tan feliz y emocionada que le cuesta escuchar y sentarse tranquilamente.

Pero mi necesidad de ser percibida como una “madre capaz y exitosa” por todas estas personas me hizo reaccionar sin tener en cuenta las consecuencias de la forma en que soy madre en este momento.

presión

Creo que hay muchas situaciones en las que nos sometemos a esa presión para ser vistos como padres exitosos.

  • ¿Qué hay de nuestro papel como padres cuando nuestro bebé se niega a dormir en su cuna?
  • ¿Qué hay de ese niño que está teniendo un arrebato de ira en el supermercado?
  • ¿Qué hay de esta situación, cuando nuestro hijo de cuatro años se niega a poner sus brazaletes junto al mar?
  • ¿O qué pasa si usted piensa que su hijo debería repetir un grado en la escuela?

¿Tenemos que demostrar que estamos haciendo un buen trabajo como padres – o tenemos un destino en mente?

Tener un destino en mente:

Cuando digo tener un destino en mente, quiero decir tener un plan sobre cuál es nuestra meta final para nuestros hijos.
Como un piloto que sube a un avión, siempre sabe adónde va.
El vuelo en sí no siempre es suave y tranquilo, hay momentos en que el avión se desvía de su trayectoria (como yo en el ejemplo anterior debido a mi vergüenza en este momento)… pero el piloto siempre tiene en cuenta el destino.

Tener un final en mente nos ayuda a tener una visión general. Un bebé que no duerme por la noche, un niño pequeño que tiene una rabieta o un niño que tiene problemas en la escuela….. Podemos relajarnos y enfocar nuestra atención en ese fin en lugar de doblarnos bajo la presión de lo que otros piensan de mi papel como padre. Y podemos dejar de compararnos con otros padres.

¿Es este otra madre que conocemos realmente organizada, una buena ama de casa, capaz de combinar el trabajo y la maternidad? ¿Es fácil para la otra madre acostar a los niños? ¿Siempre tiene tiempo para cuidarse y siempre parece fresca y relajada?

¿Saben qué? Les diré algo.

¿A quién le importa eso?

Centrándose en lo que desean para sus hijos, teniendo eso en cuenta, definiendo su definición de “paternidad exitosa” – la culpa, la presión y la inferioridad desaparecen y dan lugar a sus propios pensamientos creativos, a su propia personalidad y a su propia manera de llegar a ella en su situación de vida individual.

En nuestra familia, tenemos nuestra definición de éxito paterno, nuestro destino, bien establecido:

Queremos ser padres que realmente conozcan a cada uno de nuestros hijos. Queremos saber sus fortalezas, sus debilidades, quiénes son. Al comprender quiénes son, buscamos dar a cada niño la libertad, el espacio, el tiempo, el amor, el aprecio, el reconocimiento, la aceptación y la sabiduría para que se conviertan en adultos que saben quiénes son, que saben cómo manejar sus fortalezas – y sus desafíos, que son plenamente conscientes de la presencia de Dios en sus vidas – su amor y sabiduría….. Niños que saben que Sus planes y Su verdad para sus vidas les proveerá con la plenitud de vida que sólo ellos pueden tener en Él. Niños que tienen un deseo genuino en sus corazones de caminar con este Dios toda su vida.
Niños que se convierten en adultos, que brillan en este mundo en su personalidad individual y única. Adultos felices de ser quienes son, maduros y libres para tomar decisiones, capaces de amar verdaderamente y aceptar ser amados.

Con eso en mente, no me importa la edad a la que un niño duerme por la noche. Me importa un bledo si esa otra madre es mucho más organizada que yo.  No me sentiré como una madre fracasada si mi hijo se tira al suelo y tiene rabietas… incluso si está en medio del supermercado, esperando para recoger nuestras pizzas o incluso en la iglesia.
Si mi hijo no tiene muchos amigos, no dudo de mi papel como padre – mi meta es entender si mi hijo es sólo alguien a quien le gusta pasar tiempo solo, o si esto es un problema porque anhela tener amigos pero se siente inferior o poco amable.

 

De repente, esta falta de confianza en sí mismo se convierte en un objetivo de llegar a conocer mejor a mi hijo, de encontrar maneras de llegar a él. Aprenda más sobre el desarrollo infantil, lo que un niño necesita para convertirse en la persona que usted quiere que sea. La presión tiene mucho menos poder sobre su papel de padre, cuanto más sepa el destino.
He experimentado que esta forma de ser padre es mucho más satisfactoria, con esta ligereza y humor combinados con fuerza y calma.

Pin It on Pinterest

Share This

Share this post with your friends!

A %d blogueros les gusta esto: