Mi plan perfecto para el futuro y el corazón de Dios para un niño pequeño

por | Jul 11, 2017 | Crecimiento personal, Vida de Familia

Recientemente, mi esposo y yo decidimos de inscribirse a una escuela bíblica, para los próximos tres años. Mi suegra y mi hermana aceptaron a cuidar nuestros cuatro hijos en las noches y durante los días que estaremos lejos. Nos gustaba mucho la idea, era la oportunidad perfecta.

perfecta

Después de todo, si nos preocupamos por las cosas de Dios, él va a cuidar mis hijos¿verdad?

Yo estaba dispuesta a organizar toda nuestra vida familiar alrededor de esta escuela  y me encantó el hecho de poder hacer algo diferente tras 7 años de quedarme en casa y ser una mamá. Ahora  sería capaz de invertir mi vida en algo tan valioso como esta escuela bíblica.

Teniendo todo arreglado ya, habiendo sido ya aceptada en la escuela, no había nada que pudiera cambiar eso.

Pero entonces, un viernes por la noche, mientras mi marido estaba trabajando tarde y los niños ya estaban durmiendo, Dios comenzó a hablar conmigo. No audible, pero aún tan convincente, que todo el plan fue cambiado.

Él me explicó, que necesitaba permanecer en casa con nuestro hijo menor. Que él, con sus 16 meses y su voluntad fuerte, necesitara la relación profunda que tenemos ahora mismo, y que él pasara estos desafiantes “Terribles dos”, como algunos los llaman, mucho más suave y mucho más pacíficamente, conmigo a su lado. Él me dijo que no es el momento para hacer este vínculo más suelto, conmigo estando lejos a menudo. Que matricularnos uno o dos años más tardes en esta escuela bíblica hará una gran diferencia en su vida.. Y muy poco en la nuestra.
Y él me dijo que yo tenía que aprender a simplemente “ser” con mis hijos. Sin corriendo de todo lado, tener proyectos, limpiar, cocinar y hablar con mis hermanas y amigas por teléfono. Que necesitaba aprender a sentarme con mis hijos. Contarles una historia. Sólo abrasarles. Apagar mi teléfono. Jugar con ellos. Simplemente ser.

perfecta

Esto me dio mucho sentido. Hablé con mi marido acerca del cambio de perspectiva – y aplazamos  aplazamos nuestra escuela bíblica.

Sinceramente me sorprendió ver que Dios se preocupó tanto por nuestro niño, que él nos ha convencido a posponer ese plan tan “espiritual” como una escuela bíblica.

No debería ser feliz con nosotros, que le damos tanta importancia, que estamos dispuestos a sacrificar tiempo, dinero y comodidad para poder hacer una escuela bíblica, a pesar de nuestro calendario completo y teniendo cuatro hijos? Después de todo, la Biblia nos dice que él va a cuidar de nuestras cosas si nosotros nos encargamos de lo suyos?!

La verdad asombrosa acerca de Dios es ésta: Él tiene un panorama mucho más amplio.

La vida no está sólo acerca de mí, y lo que puedo lograr durante mi tiempo en esta tierra.

Él cuida de las generaciones. Él sabe, que matricularme uno o dos años después en la escuela bíblica no es nada comparado con lo que puedo implementar en mi hijo, la manera en lo cual que puedo criarle, la manera en la cual puedo llegar a él.

Lo que puedo aprender en esta escuela bíblica es increíble… pero, lo que voy a aprender, cuando crezco en esa área de simplemente ser y disfrutar de mis hijos, sin tener que siempre estar  tan activo – van a enriquecer mi vida -y sus vidas.

 

perfect

Y Dios a  le importa – aun los niños pequeños con una voluntad fuerte. Él sabe cómo los hizo, lo que ellos necesitan para convertirse en adultos maduros y sanos.
Estoy asombrada de la grandeza de Dios. Su sabiduría y su amor, para mí e incluso para los más pequeños. Que realmente le importa, que el realmente se preocupa  . De estos pequeños con una voluntad fuerte, teniendo berrinches a cada rato, de mi yo…. Y de ustedes.

 

Pin It on Pinterest

Share This

Share this post with your friends!