“No puedo perdonar”: el proceso de alguien que enfrentó abuso

por | Feb 27, 2018 | Crecimiento personal, Vida Christiana

Para escribir el artículo de la semana pasada, he estado investigando un poco sobre el tema del abuso, una vez más en mi vida.
La primera vez que me enfrenté a ese tema fue durante mi tiempo en una casa de consejería cristiana hace unos 15 años.

abuso

Fue durante ese tiempo cuando conocí a Téo.
Téo Vander Weele es un amigo holandés, que acaba de celebrar su 81. cumpleaño recientemente.
Después de una infancia muy dura y dolorosa, Dios usó su vida para llegar a cientos de niños y mujeres que han sido abusados sexualmente.

Rara vez he conocido a un hombre con tanta mansedumbre, irradiando paz, amor y calidez.

Durante su tiempo como misionero en Tailandia, fue llamado por Dios para trabajar en el área de abuso. Ahora, en Tailandia, la privacidad es una palabra extranjera (debido a las paredes que no  son a prueba de sonido, así como a la cultura familiar, que incluye a todos). Aparte de eso, el hecho de ser hombre no facilitó la tarea. Le pidió a Dios que le diera alguna herramienta para llegar a esta cultura de una manera que las personas puedan sentirse seguras y respetadas.

De ahí nació la práctica de bendecir a sus clientes con la “poderosa paz de Dios”.
Pronto descubrió que esta práctica era una herramienta increíble para permitir a sus clientes experimentar la presencia de Dios, su paz en su cuerpo y en su alma. A menudo, Dios trabajó en silencio, las lágrimas corrían por sus rostros, al sentir la presencia de Dios en su espíritu, alma y cuerpo.

Como mencioné anteriormente, en esta cultura en la que estaba sirviendo, entre estas personas que habían sido aplastadas por una persona mayoritariamente masculina, no era apropiado tocar a una mujer ni acercarse demasiado, ni siquiera para orar por ellas. .

Con esa práctica de la paz poderosa, junto con esta mansedumbre, amor y sabiduría que Dios le dio (y le enseñó), vio a mucha gente  sanarse físicamente, vio su voluntad ser despertada, sus traumas borrados y reemplazados por esa poderosa paz de Dios.

De regreso a Europa, co-fundó una escuela para entrenar a las personas para ministrar a los que han sido abusados sexualmente.
Más tarde, escribió el libro que lamentablemente todavía no está traducido en español:
“De la vergüenza a la paz: Asesoramiento y cuidado de  las personas abusadas sexualmente”.

 “From Shame to Peace: Counseling and caring for the sexually abused“.

Para escribir este artículo, saqué ese libro de mi estantería después de mucho tiempo. ¡Descubrí de nuevo muchos de los contenidos valiosos y perspicaces!

¡El libro es muy recomendable para que  usted lo lean  mismo, si son un sobreviviente de abuso sexual o una persona que desea tener ideas y herramientas sobre cómo llegar!

abuso
Le pregunté a mi amigo Téo si podía escribir una publicación para mi sitio web sobre cualquier tema que fuera crucial en su experiencia cuando se trata de todo el tema del abuso.

Él me envió la siguiente joya:

“No puedo perdonar”

Tener un pasado abusivo, coronado por un soldado holandés que apuntó con un arma a mi cabeza de ocho años en 1945, gritando

“si no me dices  dónde está tu padre, te mataré”.

Mi madre escuchó mi grito de muerte. Ella corrió hacia mí y lo empujó lejos mientras lo avergonzaba. Lo hecho con todo su instinto maternal para  proteger a su hijo – el soldado se alejó con la cabeza inclinada por la vergüenza, pero yo estaba destrozado.

Mi padre trabajó con los alemanes y consiguió 3 años en la cárcel.
Mi mamá 2 años, fui a una casa de niños, había un pedófilo …

Mi vida fue distorsionada por la Segunda Guerra Mundial y  el soldado me acabó.

Unos años mas tarde, sanidad divina había tocado algunas áreas en mi vida.
Fui como misionero en Tailandia, ahí a menudo  conocí a personas en uniforme.  Nunca supe por qué estaba tan nervioso con ellos.
En 1972 el Señor usó un libro que se llama ” pull the curtain “.
Todavía recuerdo haberle dicho al Señor:

“Señor, tu Palabra me dice que debo perdonar. Decido hacer eso con mi voluntad. Estoy tan enojado con ese tipo. ¿Cómo pudo hacer eso? No puedo perdonar de mi corazón “.
El Señor respondió: “Lo sé, Téo, no puedes perdonar, pero puedo enseñarte. Entra a la escuela del perdón. Las lecciones pueden ser a veces un poco difíciles, entonces tienes el permiso para abandonar la clase. Puedes relajarte afuera, en los patios de recreo “.

Eso es lo que sucedió. La escuela duró 12 años. En 1984 fui a un Servicio de Comunión. Una vez más pensé en este soldado. El pensamiento vino a mi mente:

“Debe tener 80 ahora o está muerto”.

Espontáneamente, el pensamiento vino:

“Espero encontrarme con él ante el trono de Jesús”.

Entonces el coro Aleluya de Handel inundó mi alma.

La ira sobre la injusticia, el abuso, la traición, puede ser tan intensa. A Dios no le importa, también está enojado (Lucas 17: 2, Matt.18: 10).

Esta historia ha ayudado a muchos sobrevivientes de abuso a “ingresar a la escuela del perdón”. Ahora tengo 81 años. Todavía espero encontrarme con ese soldado ante el Trono de Dios.

Hace unos 10 años comencé a agradecerle a Dios que permitió que este soldado me hiriera tan profundamente. Por lo tanto, surgió una vida que ministra a personas abusadas. Si él no lo hubiera hecho, es posible que no haya tenido este tipo de participación profunda en las vidas de cientos de sobrevivientes de abuso.

Más sobre mi vida y ministerio se encuentra en el libro “From Shame to Peace” (Amazon o www.importantia-publishing.nl. También en francés: a través de FERACPA.org en francés (de la honte a la paix) , en alemán (Schluss mit dem schweigen)” a través de Segnendhelfen.at 

Este tema y muchos  otros son tratados en su Libro, así como en la escuela que él co-fundó.

La escuela tiene dos ramas, una es IPPSIC – International Psychotherapy school in Christian culture
(escuela internacional de psicoterapia en cultura cristiana)

El otro ISARPAC International school of abuse related pastoral counseling
(consejería pastoral relacionada con la escuela internacional de abuso)

God is good and so full of love and compassion. It’s always worthwhile to open yourself up to him so he can deal with the past injustices in your life. He will bring healing recompense into your life, so you can have a bright future, whatever your past was.

abuso

Pin It on Pinterest

Share This

Share this post with your friends!

A %d blogueros les gusta esto: