¿Está usted una persona emocional? 5 puntos cómo pueden manejar sus muchas emociones y ayudar a su niño a hacer lo mismo.

por | Ago 9, 2017 | Crecimiento personal

Las emociones son una parte importante y vital de nuestras vidas. Algunas personas viven una vida con muchas emociones – otros son menos emocionales.

El enfoque de estas emociones varía según la cultura, la educación, la personalidad.

emociones
Viviendo en Suramerica, me encantó la “sangre latina” – estas emociones expresadas como también la capacidad para mover el cuerpo al ritmo de su música .
Viven en Suecia pude observar una forma más “decente” de comunicarse y relacionarse.
Por supuesto, ustedes pueden encontrar toda la gama de emociones en cualquier cultura, pero aun estas tendencias son muy reales.
Mis propias experiencias con emociones resultan de ser toda una historia. Y aquí está lo que he aprendido en ella.
En mi propia familia, siendo emotivo fue visto como una cosa mala. Era demasiado ruidoso, agotador y mal educado a expresarse con emoción. “Chicas buenas no expresan emociones” – o al menos no la gama de emociones que podría molestar a los demás. No sólo la ira, decepción ni el resentimiento, pero tampoco alegría y entusiasmo cuando se expresa con demasiada fuerza. Como resultado, cuando hice los “testes de personalidad”, cuando yo era joven adulto, siempre me resultó ser “introvertido”, “flemática”, “melancólica” y todos estos atributos de las personas que son más tranquilas y no expresar muchas emociones.
Hoy soy una persona muy emocional. Yo pertenezco a la clase de personas que viven sus vidas como un viaje emocional, y disfruto viendo mi hija expresar toda la gama de emociones también (comparado con mi marido y mi hijo mayor, que viven sus vidas con menos emociones, usando más su mente lógica:) !
Hoy sé que el ser emocional es algo muy valioso. Y no hay “malas” emociones. Incluso el odio y la ira no son malas en sí mismos: lo importante es que hacemos con ellos!

Echa un vistazo a estos pocos puntos en lo que hago hoy con mis muchas emociones, y lo que yo enseño a mi hija para hacer con ellas:

1. He aprendido a estar consciente de lo que estoy sintiendo.
Un día, me encontré con una hermosa muchacha asiática, muy amable y simpática . Sin embargo, en lugar de una amistad, siempre me sentía mal estando cerca de ella.
2. Intento nombrarles. “Es la culpabilidad, dolor, la ira? ¿Me siento confundida, temerosa, deprimida o sola?
En la historia con la muchacha asiática, reconocí los celos. Y un dolor profundo.
3. Dejé de tener miedo de admitir estas emociones. Si hay odio, hay odio. Si hay celos,h ay, celos. Si hay amargura  hay amargura. Las emociones no desaparecen sólo porque yo pretendo que no existen. Ellos muestran la realidad de lo que está dentro de nosotros, y es más que importante  reconocerlos.
En esa situación con la muchacha asiática, me sentí tonta para admitir que hubo celos en mí. Yo estaba celosa de su belleza, de su pequeña, delgada y linda apariencia. Simplemente porque el chico me encantó tanto fue atraído a estos tipos de cuerpo, y por lo tanto no me – desde mi apariencia externa no tiene nada que ver con el pequeño, delgado, lindo prototipo de Asia.

Estoy sintiendo……. Pisado, inadecuado, temeroso, confundido, enojado, triste, culpable, celoso, rechazado, amargo, ansioso, temeroso, alarmado, ambivalente, decepcionado, incapaz, con un malestar…..?

4.Decidi que las emociones no están llevando mi vida. Como hemos visto, las emociones en sí no están el problema. Es lo que hacemos con ellos que hace toda la diferencia. ¿Qué puedo hacer con el odio/envidia/tristeza o amargura que siento en mi vida? ¿Voy a tomar decisiones equivocadas, basando en estas emociones, intentando de sentirme mejor?
Ahora he entendido mis emociones en esa situación. Por supuesto, viendo esta muchacha asiática recordaba del rechazo que he recibido de este chico que he querido mucho…. Y el dolor que sentí por este rechazo. Mis emociones en esta situación eran comprensibles. Sin embargo, decidí que no voy a dejar que esta realidad de mis emociones iba a determinar mi relación con esta chica.

 

5.Veo si puedo hacer algo acerca de lo que siento de inmediato. ¿Hay algo que puedo hacer/ parar de hacer, alguien que necesito llamar, escribirle o visitar…..?
 Por lo tanto, cuando entendí lo que  pasó en mi corazón, pregunté a una buena amiga, si pudiera orar conmigo. Con ella a mi lado, pronuncie el perdón a toda estas mujeres asiáticas. Perdón por ser tan hermosa, atrayendo a este hombre más que yo. Puede parecer una tontería, pero era un momento fuerte para mí. ¿Y saben qué? A partir de ese día, no hubo ninguno de estos sentimientos hacia estas  hermosas mujeres asiáticas. (Y tener ahora un esposo que piensa mi apariencia física es perfecta es un don que valoro mucho).
Hoy, los miro, admiro su apariencia, y pienso (y siento) sinceramente que están hermosamente hecho…. Sin nada de dolor o celos en mi corazón. Estoy libre de estas emociones.
Si me hubiera negado a admitir que lo que sentía, o si me hubiera tomado estas emociones para la “verdad”… hoy tendría todavía estos sentimientos en mi corazón, influyendo mi vida.
Así que la cosa importante en cuanto a las emociones es esto: Yo no soy mis emociones, sino reino sobre las emociones. Sin embargo, sólo voy a poder reinar sobre mis emociones si soy capaces de reconocerles y darles un nombre.

 

emociones
Mientras están ocultos dentro de nosotros, nos conducen. Reinan sobre nosotros. Ellos dictan nuestras vidas. Es en el día en el que tomamos el tiempo y el coraje para identificarlos, que pierden una parte del impacto en nuestras vidas. Y el día que estamos haciendo algo con ellos, su poder estará completamente roto y podemos madurar y convertirnos en esta persona increíble que Dios nos creó de ser.
En mi experiencia, una de las medidas más eficaces a tomar en muchas de las emociones fuertes es el proceso del perdón. Perdonar a la persona que nos lastimó. Los padres, amigos, profesores, u otras autoridades en nuestras vidas…. El perdón no disminua el dolor ni la injusticia que provocó la situación, pero nos permite vivir nuestras vidas libres de ella. Como en mi ejemplo, estas emociones de celos no fueron racionales para nada… pero las emociones no son racionales de todos modos, aun cuando les vivimos en una forma muy real. La libertad que se obtiene mediante la superación de ellos es muy real también.
Usted es único y maravillosamente hecho, sus emociones, cómo se siente acerca de las cosas son importantes y valiosas!
Hubo momentos en mi vida cuando tuve increíbles personas alrededor de mí, caminando conmigo en el proceso de abordar las muchas emociones y ayudarme en el camino de la sanidad. Sin embargo, hubo momentos en que me sentía muy sola, sin que nadie me comprende realmente, y mucho menos  habían podido ayudar en el proceso. Estos eran los tiempos cuando aprendí de acercarme sólo a Dios, expresando a él mi corazón. En su presencia, siempre vamos a encontrar una comprensión profunda, consuelo, fortaleza y coraje para hacer el correcto! Entonces usted puede decir – y experimentar – conmigo como David dijo, en el salmo 142,7

“Saca mi alma de la prisión para que alabe tu nombre. Los justos me rodearán porque me colmarás de bien.”

Pin It on Pinterest

Share This

Share this post with your friends!