Valores y normas: cómo la comprensión de estas dos palabras pueden transformar a su familia.

por | Ene 15, 2018 | Crecimiento personal, Educación |

¿Alguna vez sus hijos han preguntado por qué deberían hacer ciertas cosas de cierta manera? ¿Alguna vez se han encontrado respondiéndoles que ésta es la forma en la cual todos lo hacen?
¿O conocieron alguna vez una gran cantidad de reglas, en su iglesia, lugar de trabajo o en su propia infancia, preguntándose qué significado tienen en realidad? ¿Alguna vez se han sentido angosto e incómodo por tantas reglas y normas?

valores
valores

 ¿O son parte de esas personas que a veces preguntan “¿por qué debería hacerlo así?” Y esta pregunta se considera “rebelión” incluso si realmente se están preguntando por qué deberían hacerlo de esa manera. ¿O tal vez están considerado a su hijo rebelde y difícil porque cuestiona todas las reglas en su hogar?

Tengo buenas noticias para ustedes:

La comprensión de estas dos pequeñas palabras “valores y normas” tiene el increíble poder ayudarlos a manejar todas estas situaciones anteriores.

Antes de echar un vistazo a lo que este conocimiento puede hacer por usted, veamos el significado de la palabra “valor”, luego veamos el significado de la palabra “norma”.

Aquí hay una muestra de valores importantes para nuestra familia, acompañados por una norma que pertenece a cada muestra:

 

  • La unidad como familia 
    • Sin excluirse entre hermanos en ninguna situación.
    • Nosotros nos tratamos unos a otros con respeto y dignidad
  • Una fe firme en Dios
    • Tomamos un tiempo todas las mañanas para escuchar una palabra del día y orar y estamos conscientes de la presencia de Dios en nuestras vidas
  • rectitud 
    • Hacemos las cosas con actitud recta y perdimos perdón cuando hicimos algo mal
  • Apertura para otras culturas.
    • Enseñamos a nuestros hijos que hay personas que  comen distinto, piensan de manera diferente y hacen las cosas de manera diferente a como lo hacemos, y que esto es algo valioso, importante y precioso.
  • Hospitalidad
    • Recibimos invitados con una apertura por quienes son y amabilidad
  • Honestidad.
    • No mentimos nunca, tampoco en cosas pequeñas.
  • Ser un lugar donde todos pueden sentirse bien  y donde puedan florecer 
    • Nos aceptamos  cómo somos, con todas las diferencias de personalidad

Las normas son

-pautas

-reglas establecidas

-expectativa de cierto comportamiento

para alcanzar valores fundamentales.

valores
Creo que es de suma importancia estar consciente de nuestras normas y valores. Este es el por qué:

Da lugar a la libertad y la creatividad en nuestra tarea de criar a nuestros hijos:

Nos ayuda a encontrar soluciones adaptadas a las necesidades individuales de nuestros niños.

Como dije antes, al estar conscientes de nuestros valores fundamentales, podemos adaptar las normas.

Un ejemplo:

La unidad como familia y la rectitud son valores muy importantes para nosotros.

valores

Por lo tanto, tenemos varias normas que aplicamos y somos bastante estrictas en este asunto:

No toleramos ninguna mezquindad entre hermanos ni ningún  intento excluirse mutuamente. Cuando percibimos algún pequeño comienzo de algo así, les decimos: En nuestra familia, no hacemos eso. No queremos ver eso, ni lo haces entre hermanos, ni ninguno de nuestros hijos se comporta de esa manera con ningún niño, en ninguna parte.

Por el contrario, ha habido situaciones durante nuestro almuerzo donde un niño no quería terminar su plato. Entonces le dijimos a ese niño, que para recibir postre, el plato debe estar vacío. Ahora en esa situación, cuando un hermano se ofrece para terminar su plato, lo alentamos, simplemente porque nuestro valor de unidad es mucho más alto que el valor de “tener buenas costumbre en la mesa”.

Con ese trasfondo de nuestros valores podemos hacer las cosas de manera diferente, sabiendo exactamente lo que hacemos y la razón por la que lo hacemos. Después de todo, es una norma (al menos  aquí, donde vivimos) terminar el plato antes de obtener cualquier postre. Todos hacen eso. Por el contrario, es tan normal, que los hermanos peleen, que los niños en un grupo son (al menos) un poco malos el uno con el otro … son simplemente niños, ¿no?

 

Este ejemplo va para cada acción que tomamos en nuestra vida diaria con nuestros hijos.

Hace que todo nuestro mundo sea mucho más amplio 

Mis años en Bolivia y los meses en otros países me han ayudado mucho en este proceso.
Estar en contacto con la gente local me hizo ver que hacen muchas cosas de manera muy diferente.
Me encantaba pasear con mis queridos amigos bolivianos, aprendiendo su idioma, comiendo su comida, observando cómo estaban haciendo las cosas.
Ahí aprendí algo:

“La forma en la que lo hacemos en nuestro país, nuestra cultura, la forma en la  que pensamos y lo que percibimos como” normal “puede ser muy diferente en otros lugares. Y ellos también, ven su manera de hacer las cosas como “normal”.

valores
valores
Un día, el grupo local de madres de Facebook, del cual soy parte desde que soy mamá, habló de que no les gustaba ver a madres con niños pequeños en  el  evento de verano que tuvimos una noche en nuestra pequeña ciudad  que tenemos cerca. “Los niños deberían dormir a las 8 p.m. y no  estar fuera en un evento”.

No participé en esa conversación. No porque hubiera estado en el evento con mis hijos. Sin embargo, sabía muy bien que hay muchas culturas donde la vida sucede por las noches, donde ningún niño se acuesta a las 8 p.m. Cuando estuve en del norte Chile, por ejemplo, el lema de la noche  (alrededor de la medianoche) solía ser “tomamos un té …” Por supuesto, “té” no  era solo té, sino más bien un menú completo de una cena fría. Y, por supuesto, era un asunto de familia, junto con todos los niños. Al mismo tiempo, la vida en la mañana no comenzó antes de las 9 a.m.  Nunca se puede imaginarse eso aquí en Europa central.Pero  funcione perfectamente  ahí.

Pero muchas veces, vivimos según nuestras normas. Tratamos de criar a nuestros hijos con las normas que aprendimos de nuestra propia educación, o según las normas que vemos aplicadas en nuestra cultura. Para algunos niños, estas normas son totalmente bien, les dan seguridad y son perfectamente capaces de adaptarse. Sin embargo, hay muchas cosas en las que otras culturas tienen más conocimiento que nosotros, tienen diferentes maneras de hacer las cosas, muchas veces estas formas podrían funcionar bien (y aún mejor, facilitando las cosas, con resultados más positivos) en nuestra cultura, con nuestros hijos  … pero como no sabemos que somos libres de ajustar nuestras normas si nos atenemos a nuestros valores, perdemos grandes maneras de hacer las cosas.

Cuando conocen sus valores, puede elegir una forma diferente de implementarlos. Pueden elegir hacerlo de forma diferente a los demás que le rodean … pueden marcar la diferencia y esto de una manera hermosa.

Nos ayuda a enfocarnos y tomar decisiones:

Sabiendo cuáles son nuestros valores como familia, es mucho más fácil tomar decisiones basadas en lo que son estos valores, en lugar de lo que otros personas a nuestro alrededor están haciendo o diciendo.

Como ejemplo, decidimos inscribir a nuestros hijos en una escuela privada.

En nuestra familia y amigos, nadie hace eso. El pensamiento general es que “las escuelas públicas son bastante buenas aquí en Suiza, entonces ¿por qué gastando tiempo y dinero para enviar a sus hijos a una escuela privada, con el peligro de que puedan ser visto como algo raro en el pueblo donde vivimos? De ninguna manera.”

Por lo tanto, al escuchar a amigos y familiares, no hubiéramos tomado esa decisión.

Pero todavía lo hicimos

¿Por qué?

Porque sabemos que en esa escuela privada, toda la familia es parte de la escuela. Nos dijeron: “Al dar la bienvenida a su hijo, le damos la bienvenida como familia”. En segundo lugar, es una escuela cristiana, abierta para todos, pero con valores cristianos que se implementan a diario en la vida de un niño.

En tercer lugar, tienen clases pequeñas de unos diez estudiantes, lo que permite que cada estudiante florezca y se convierta en lo mejor que puede ser. ¡Muy cerca de nuestros valores!

Y esa fue la razón por la que decidimos inscribir a nuestros hijos en esa escuela. A pesar del tiempo y dinero adicional que requiere.

Y amamos esta escuela. A nuestro hijo le encanta de ir a esta escuela.

valores

Y, por último, el punto más importante es:

Nos permite ser los padres exitosos que ningún libro de crianza de niños puede permitirnos:

En este artículo estaba diciendo que nunca tomamos un libro y lo aplicamos a la vida de nuestros hijos a la letra. Tomamos la idea y la implementamos, adaptándola a los valores de nuestra familia y a la personalidad única del niño.

En otras palabras, tomamos las buenas ideas de los libros, las comparamos con nuestros valores y encontramos normas que encajan en nuestra familia.

Esto, en lugar de tomar las normas del libro, aplicarlas a nuestros hijos, sin haber comprendido los valores detrás de ellos.

Esto hace una diferencia enorme.

Porque al aplicarlos de esa manera, nuestro pensamiento, nuestra imaginación, nuestras buenas ideas y nuestro conocimiento sobre la personalidad de nuestro hijo son necesarios. Podemos encontrar maneras únicas para nuestro hijo único, nuestra familia y nuestra propia personalidad como padres.

Como resultado, nos hemos ocupado de la transmisión de nuestros valores, y las normas están adaptadas a nuestros hijos, a nuestra familia.

Como puede ver, conocer sus valores pueden traer libertad y sencillez a su familia.

Hace que todo nuestro mundo sea mucho más amplio, da posibilidades, espacio para la creatividad.

Les ayuda a enfocarse y tomar decisiones sabias.

Valores y normas. Estas dos pequeñas palabras suenan bastante aburridas e intelectuales.

Sin embargo, lo sorprendente de todo este tema de valores y normas es éste: Cuando conoce sus valores fundamentales, puede adaptar las normas. Las normas se convierten en las pautas para alcanzar los valores centrales. ¿No es  esta mejor que tener normas, sin razón detrás de ellas?

valores

Pin It on Pinterest

Share This

Share this post with your friends!

A %d blogueros les gusta esto: